VOLVER

Comunicados sanitarios

Reportes de nuestra Clínica Médica

Resumen preparado por la Dra. Graciela D'Apolito, de la Clínica Médica del Colegio Ward.

Resumen del 15-10-20
Fuente: Ministerio de Salud de la Nación, Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Panamericana de la Salud (OPS), Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), Sociedad Argentina de Infectología (SADI), UNICEF.
Tema: Día Mundial del Lavado de Manos
Un gesto tan simple como lavarse las manos con agua y jabón puede ser clave para la supervivencia de millones de personas en todo el mundo.
El 15 de octubre se celebra el Día Mundial del Lavado de Manos en 70 países, para concientizar y recordar la importancia de esta práctica.
En este contexto de pandemia por el nuevo Coronavirus SARS-CoV-2, la OMS decretó este día para hacer del Lavado de Manos un hábito de nuestra rutina diaria, evitando así el contagio y propagación de enfermedades infecciosas, por ejemplo: enfermedades diarreicas, enfermedades respiratorias agudas en niños y personas vulnerables.

Resumen del 30-09-20
Fuente: Ministerio de Salud, Organización Mundial de la Salud (OMS), Asociación Argentina de Otorrinolaringología y Fonoaudiología Pediátrica, Sociedad Argentina de Otorrinolaringología (SAO), Asociación Argentina de Cirugía de Cabeza y Cuello, Instituto Arauz 
Tema: Salud auditiva: la importancia de la detección temprana
La pérdida de audición es el obstáculo más aislante que el niño puede sufrir. La importancia de una detección temprana en los primeros meses de vida es fundamental en los niños hipoacúsicos o con sordera profunda, para tener la posibilidad de desarrollar habilidades auditivas y lingüísticas para su educación.
Este mes recordamos el Día Nacional de las Personas Sordas (19 de septiembre). Ese día, en 1885, el Congreso Nacional sancionó una ley que ordenaba la creación de una institución para personas sordas, creándose la primera escuela oralista para sordos en nuestro país.
Estas son las causas genéticas y adquiridas que dan sordera en niños/as y adultos/as: sífilis congénita, toxoplasmosis, herpes, rubéola, infección intrauterina por citomegalovirus, tuberculosis, hipoxia intrauterina (falta de oxígeno), sarampión, parotiditis, meningitis, infección crónica de oído, líquido en oído medio, traumatismo craneoencefálico o en oídos, uso de fármacos (gentamicina, estreptomicina), uso excesivo de drogas o alcohol, entorno laboral ruidoso, exposición a ruidos excesivos, etc.
En Argentina la prevalencia de hipoacusia al nacer es de 1 a 5/1000 niños/as. Cada año nacen entre 700 a 3500 bebés hipoacúsicos de diferente grado y causas, la mayoría son bilaterales y mayormente afectan a las cocleas u oído interno, donde nace el nervio auditivo.
En 2001 se sancionó en nuestro país una ley que ampara al Programa Nacional de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia que depende del Ministerio de Salud y se reglamentó a partir de 2011. En el recién nacido, antes de cumplir los 3 meses se realiza un screening auditivo universal, con un estudio no invasivo llamado Otoemisiones Acústicas, que sirve para detectar una posible disminución auditiva, el cual es obligatorio y gratuito en todas las jurisdicciones del país.
La detección y diagnóstico temprano significarán más oportunidades de desarrollo pleno. Los niños/as y adultos/as se ven beneficiados con el uso de audífonos (amplifican los sonidos), o con el implante coclear (sustituye la función del oído medio). Los mismos pueden ser unilaterales o bilaterales, simultáneos o secuenciales.
Cuanto más precozmente se realice un implante coclear, menor será el tiempo de la rehabilitación audiológica, mejor será la respuesta y más rápidos los sonidos estimularán su corteza auditiva, pudiendo tener una escolaridad normal en una escuela de normo-oyente.
La mejor edad para abordar el tema es entre los 3 y 6 años, período de mayor neuroplasticidad, es decir, mayor conexión cerebral.

Para cuidar nuestra audición se debe realizar:
- control auditivo al nacer
- audiometría control al ingreso escolar primario
- evitar exposición a ruidos de elevada intensidad (reproductores de música)
- usar protección auditiva en trabajos ruidosos

El zumbido (acúfenos) en los oídos es una señal de alerta.


Resumen del 22-09-20
Fuente:  Dirección Nacional de Emergencia Sanitaria del Ministerio de Salud de la Nación, Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Medialuna Roja (FICR), Cruz Roja Argentina, Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), Sociedad Argentina de Cardiología (SAC)
Tema: Día Mundial de los Primeros Auxilios
Desde el año 2000, las instituciones de la Cruz Roja y de la Medialuna Roja de todas partes del mundo celebran el Día Mundial de los Primeros Auxilios durante septiembre (2° sábado).
Se define a primeros auxilios como las medidas inmediatas de asistencia a una persona lesionada, inconsciente o súbitamente enferma en el sitio que se encuentra, hasta la llegada de la atención sanitaria.
Aprender primeros auxilios podría significar la diferencia entre la vida y la muerte para un ser querido u otra persona, tras un accidente de tránsito en la vía pública, en el hogar, en el trabajo o en casos de crisis como desastres, epidemias, conflictos.

El auxiliador debe procurar su auto cuidado para asistir a la víctima:
- verificar las condiciones del lugar
- evaluar y no mover a la persona
- llamar a la emergencia
- no tocar en forma directa ningún tipo de secreción, sangre o fluido corporal
- realizar maniobras (Heimlich en atragantamiento y Trendelenburg en hipotensión)
- de ser necesario realizar una reanimación cardiopulmonar (RCP)
- usar el desfibrilador automático externo (DEA)
- usar el botiquín de primeros auxilios, que debe estar en lugar de fácil acceso, lejos del alcance de los niños y no debe incluir medicamentos, para no favorecer la automedicación, etc.

Hay que diferenciar emergencia y urgencia:
Emergencia: es una situación crítica de peligro evidente para la vida de una persona, con riesgo de muerte que requiere atención inmediata avanzada.
Urgencia: son situaciones en donde la persona necesita atención inmediata, con riesgo alejado, sin peligro de muerte.

Incidentes o lesiones más frecuentes donde realizar primeros auxilios hasta la llegada sanitaria:
- obstrucción de la vía aérea, asfixia, convulsiones, desmayos o lipotimia, sangrado nasal, hipoglucemia, intoxicaciones, electrocución, ataque cardíaco, accidente cerebro vascular (ACV), cuerpo extraño en ojos, oídos y nariz, quemaduras, heridas superficiales, contusas o internas, traumatismos, fracturas, pérdida de conocimiento, etc.

En este contexto de pandemia por el nuevo coronavirus, los primeros auxilios y el RCP experimentaron distintas variaciones a como venían realizándose anteriormente:

- no colocar la cara del auxiliador cerca de nariz y boca de la víctima en la evaluación respiratoria
- colocar un paño fino o toalla sobre la boca y nariz de la víctima antes de realizar compresiones torácicas, para minimizar la aerosolización sin impedir la entrada de aire a la vía aérea. Esto disminuye el riesgo de propagación del virus durante las compresiones torácicas.
- el llamado a la emergencia debe realizarse con teléfono manos libres

Hay que contactarse con el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de la región para recibir información e instrucciones sobre la condición de contacto estrecho y detección del paciente como caso sospechoso de Covid-19. Clic aquí para consultar el contacto según su jurisdicción.

La Cruz Roja Argentina, con sus 66 filiales en todo el país, capacita a 50 mil personas por año en Primeros Auxilios. 


Resumen del 14-09-20
Fuente
: Ministerio de Salud, Asociación Odontológica Argentina, Asociación Latinoamericana de Odontopediatría, Comité de Emergencia Epidemiológica de la Facultad de Odontología UBA, Confederación Odontológica de la República Argentina, Subsecretaría de Salud Pública, División de Prevención y Control de Enfermedades Depto. de Salud Bucal.
TemaCovid-19 y la consulta odontológica 
La atención odontológica se encuentra enmarcada en las excepciones a las distintas modalidades del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, debido a que el diagnóstico, prevención, y tratamiento de las enfermedades bucodentales y sus consecuencias constituyen una prioridad desde el punto de vista sanitario. (Disposición del Ministerio de Salud, 13/07/20).
Las recomendaciones del Ministerio de Salud se modifican diariamente debido a que la propagación del nuevo coronavirus es de persona a persona, y esto impone un proceso dinámico.
Las autoridades de cada jurisdicción, de acuerdo con la situación epidemiológica y fase de la pandemia en la que se encuentra, definirán si la atención odontológica se limita a urgencias y emergencias o si se extiende a otras prestaciones gradualmente.
Emergencia odontológica: lesiones potencialmente mortales que requieren de tratamiento inmediato para detener el sangrado de los tejidos; aliviar el dolor intenso o la infección bacteriana difusa en tejidos blandos con edema intra o extraoral, que afecta las vías respiratorias; traumatismos de huesos faciales con compromiso de las vías respiratorias del paciente; etc.
Urgencia odontológica: lesiones que requieren atención inmediata para alivio del dolor severo dental, fractura dental, caries extensas, absceso, eliminación de suturas etc.
Estos deben tratarse de la forma menos invasiva posible.
Otras prestaciones: tratamiento de gingivitis, terapias con flúor, extracción dentaría, radiografía panorámica, control de placa bacteriana, extracción de cuerpo extraño, enseñanza de higiene bucal, etc.
En este contexto de pandemia, la población de mayor riesgo deberá ser atendida en los primeros turnos, tanto en atención pública como privada:
- cuadros clínicos que pueden agudizarse
- pacientes oncológicos
- urgencias odontológicas ambulatorias
- evaluaciones prequirúrgicas
- personas mayores de 60 años
- personas con comorbilidades preexistentes

Atención de Guardia Odontológica, Facultad de Odontología de la Universidad de Buenos Aires: Marcelo T. de Alvear 2142, C.A.B.A.
Teléfono: 011- 5287-6000

Resumen del 25-08-20
Fuente: Ministerio de Salud, Sistema Nacional de Vigilancia y Dirección de Epidemiología, Comité Nacional de Nefrología, Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica (SAdIP), Asociación Argentina de Microbiología, Fundación Sociedad Argentina de Pediatría, Asociación Latinoamericana de Pediatría.
TemaDía Nacional de la Lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH)
El Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) es la primera causa en nuestro país de Insuficiencia renal aguda en lactantes y niños de primera infancia y la segunda causa de enfermedad renal crónica.
Continúa siendo un problema importante de salud en Argentina, ya que nuestro país reporta la mayor tasa de incidencia del mundo según datos de la OMS.
El Día Nacional del SUH recuerda el nacimiento del Dr. Carlos Gianantonio (19/08/1926), médico pediatra que, a comienzos de los 60, describió las características clínicas y evolutivas de este síndrome en la literatura médica internacional.
El SUH se define como una enfermedad grave que, en el 90% de los casos, es causada por una infección provocada por la escherichia coli (hay más de 100 serotipos), bacteria que produce una toxina que causa diarrea sanguinolenta. El cuadro se complica con insuficiencia renal aguda, anemia hemolítica (destrucción de glóbulos rojos), alteraciones en la coagulación y trombocitopenia (disminución de las plaquetas).
Esta bacteria es zoonótica por estar en el intestino del ganado bovino, aves y animales de granja. Se trasmite por alimentos y por el agua que hayan sido contaminadas con de materia fecal de animales; o de persona a persona, a través de las manos contaminadas.
El período de incubación es de 3 a 9 días, con decaimiento del niño, disminución de la cantidad de orina, irritabilidad, dolor abdominal, vómitos, convulsiones. Su tratamiento requiere siempre internación hospitalaria. En nuestro país, es una enfermedad de reporte obligatorio y se realiza a través del Sistema Nacional de Vigilancia y la Dirección de Epidemiología.
La tasa de incidencia de la enfermedad es de 6,68 casos por 100 mil habitantes, en niños de 2 a 4 años y una tasa muy alta (11,8% por 100 mil habitantes) en niños de 1 año. La tasa de incidencia se mantiene en los últimos 5 años y la principal causa de mortalidad fue por compromiso neurológico.
La sobrevida mejoró con la aplicación de la diálisis peritoneal intermitente en fase aguda y el trasplante renal en fase crónica, en niños y adolescentes.
Las únicas medidas preventivas de la enfermedad son las higiénicas, la correcta manipulación y elaboración de alimentos. Estas medidas son:
-Usar agua potable para lavado de frutas y verduras o 2 gotas de lavandina en 1 litro de agua, dejando reposar 30 minutos, lavado de manos antes de la preparación de comida, lavado de manos antes y después de cambiar pañales, lavado de manos de niños luego de ir al baño o luego de tocar animales domésticos, no bañarse en aguas contaminadas, etc.
-Consumir agua potable, la bacteria escherichia coli se muere por acción del calor a más de 72°C. Cocinar la carne hasta que deje de estar rosa en su interior, evitar la carne picada en menores, evitar contaminación cruzada con cubiertos y tablas de utilización entre alimentos crudos y cocidos, consumir lácteos y jugos de frutas pausterizados, conservar la cadena de frío, etc.
En este contexto de pandemia, aumentar las medidas de prevención a través de la higiene personal y ambiental, el control en la elaboración de alimentos y las comidas por delivery. Esto tiene por fin disminuir la morbimortaliad (cantidad de muertes causadas por una enfermedad) y la comorbilidad (dos o más enfermedades) de esta enfermedad en la población pediátrica.


Resumen del 20-08-20
Fuente
: Ministerio de Salud, Organización Mundial de la Salud (OMS), Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA) de la Facultad de Psicología de la UBA, Fundación Nacional del Sueño, Salud Pública y Salud Mental de la Facultad de Psicología de la UBA, Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), Asociación de Psiquiatras Argentinos.
TemaPandemia: la respuesta de nuestra mente
Al comienzo de la pandemia, nuestra atención se centralizó en la probable amenaza a nuestra salud física. Con la llegada de la cuarentena y con más de 150 días de aislamiento, se proyecta una pandemia de alteraciones psicológicas y sociales en gran parte de la población, recibiendo menor atención que la propia enfermedad viral.
Los efectos a corto plazo aparecieron en las primeras semanas con una sensación de irrealidad, compras compulsivas de alimentos, exceso de alerta, ansiedad y preocupación por los seres queridos. Los efectos a mediano y largo plazo pueden visualizarse en meses o incluso en años, dependiendo de los recursos que tenga cada persona para afrontar sus miedos y sus realidades.
Nuestro mundo interior, nuestra mente, puede reaccionar de diferentes maneras ante la Pandemia y el confinamiento:
-Aquellas personas que padecían cuadros de ansiedad social antes del brote viral, donde salir a trabajar o relacionarse con el exterior les generaba un estrés, esta situación de aislamiento les produce relajación y bienestar, pero sufren incertidumbre.
-Todo lo contrario al caso anterior ocurre con aquellas personas que construyen todo su entorno en el exterior, ellas padecen esta limitación con mayor intensidad.
-Para algunos es una experiencia con desarrollo de proyectos creativos, nuevos sentidos de vida, afianzando relaciones familiares, deshaciendo relaciones tóxicas.
-Para otros, genera angustia, que se manifiesta con miedopreocupación y anormalmente con pánico, todo esto potenciado por sobrecarga de información estéril de pensamiento y falta de racionalidad, que lleva a lo que se llama estrés postraumático, con ansiedad grave, depresión, pérdida de respuesta a situaciones diarias.
-Para otros, genera incertidumbre, constituye el núcleo cognitivo-emocional donde se desarrollan las emociones negativas, inhibiendo la construcción de nuevos proyectos, pensamientos en el futuro.
-En personas con afectación previa en su salud mental como trastornos obsesivos compulsivos, esta cuarentena afecta aún mayor sus relaciones cotidianas. Es el caso de los hipocondríacos, depresivos, alcohólicos, drogadictos, ansiedad extrema, etc.
-Otras personas buscan en forma compulsiva la tranquilidad, generando mayor búsqueda de la misma.
-Presencia de trastornos del sueño (insomnio inicial, pesadillas nocturnas) en el 30% de la población y un 10% con diagnóstico de insomnio.
-Una nueva palabra destaca las emociones de los más jóvenes: desesperación.
-Otras personas sufren porque se sienten discriminados por haber tenido la enfermedad.

El impacto psicológico en las personas deberá ser analizado en conjunto tanto por el efecto de la pandemia y de la cuarentena. Tener incertidumbre hoy es un acto de normalidad.
La OMS y organismos especiales en Psicología recomiendan volver a la rutina normal (según el país donde te encuentres), buscar apoyo afectivo en el entorno, evitar la estigmatización de las personas afectadas, recurrir al humor, y abordar un programa integral para el tratamiento de la salud mental.
En los adultos este período de no interacción social no repercutirá en forma mayor en las habilidades sociales. Mientras que en los adolescentes, niños y en personas con discapacidades puede retrasarse aún más porque se alteró su desarrollo social fuera de la escuela.


Resumen del 18-08-20
Fuente: 
Ministerio de Salud de la Nación, Organización Mundial de la Salud (OMS), Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA - Food & Drugs Administration), Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica de Argentina (ANMAT), Asociación Toxicológica Argentina (ATA), Servicio de Toxicología del Hospital de Clínicas, Sociedad Argentina de Infectología (SAdI), Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, Servicio de Toxicología del Hospital Nacional Posadas.
Tema: Dióxido de cloro y las curas mágicas 
Los productos a base de dióxido de cloro o clorito de sodio son sustancias peligrosas para la salud y no son tratamiento para Covid-19 ni para otras enfermedades. Su ingesta e inhalación producen graves efectos adversos por su toxicidad.
El dióxido de cloro es un gas de color amarillento que, al reaccionar en agua, genera iones y clorito. Ambas sustancias son reactivas, con capacidad de eliminar bacterias, hongos, virus y parásitos en medios acuosos.
Se lo utiliza como blanqueador en la fabricación de papel, usos textiles, en la potabilización del agua en plantas públicas, desinfección de edificios y como agente antimicrobiano en el agua utilizada en procesamientos con aves de corral.
El hipoclorito de sodio, comercializado como lavandina en distintas concentraciones del 3 al 6%, se utiliza para desinfección de superficies inanimadas.
Estos químicos clorados, al ingerirse, producen una gastroesofagitis, con intolerancia a los alimentos, náuseas, vómitos, alteraciones en tracto intestinal con diarrea por disbacteriosis que se puede prolongar por más de una semana. Además, transtornos en sangre con destrucción de los glóbulos rojos, anemia, insuficiencia hepática, insuficiencia respiratoria con disminución de transporte de oxígeno, hipotensión, insuficiencia cardíaca y renal.
Si se inhalan a través de nebulizadores, pueden generar erosiones dentales, neumonitis química, edema pulmonar, bronquitis crónica, edema de glotis, pudiendo ocasionar la muerte si las exposiciones están por encima de valores límites de exposición profesional.
Estas sustancias, conocidas como solución mineral milagrosa (MMS), fueron promocionadas como terapéuticas en tratamientos de cáncer, HIV, trastornos del espectro autista, ensayos clínicos de antisepsia bucal, ensayo clínico piloto en Uganda para tratamiento de malaria, etc.; NO hay evidencia científica que avale sobre su eficacia y seguridad.
En este contexto de pandemia, debemos promover la toma de conciencia sobre el NO uso de productos a base de dióxido de cloro o clorito de sodio en ninguna de las formas, ya sea oral, inhalatoria, gárgaras, baños o parenteral (intravenosa, intraarterial, intramuscular o subcutánea).
Los ministerios de salud de nueve países de las Américas, la FDA de EE.UU., junto con las redes de centros de control de intoxicaciones, y la Red Argentina de Centros de Información de Medicamentos (RACIM), publicaron un alerta sobre estos productos clorados y la toxicidad para la salud y han advertido sobre la comercialización de productos "milagrosos" no probados, para la prevención o cura de la enfermedad COVID-19. 


Resumen del 12-08-20
Fuente: Ministerio de Salud, Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Panamericana de la Salud (OPS), Sociedad Argentina de Nutrición (SAN), Servicio de Endocrinología y Obesidad de la Fundación Favaloro, Federación Argentina de Diabetes
TemaObesidad, la otra pandemia
En este contexto de pandemia, estudios internacionales confirman una relación directa entre la obesidad y un mayor riesgo de complicaciones y muertes entre quienes contraen COVID-19. Aun personas jóvenes con sobrepeso tienen un riesgo semejante al de personas mayores de 70 años.
En Argentina el 25% de las personas son obesos, el 60% tienen sobrepeso, un tercio de los niños que comienzan la escuela tienen sobrepeso, 6 de cada 10 adultos presentan sobrepeso, en niños y niñas en edad escolar 30% tienen sobrepeso y un 6% obesidad. Argentina presenta el mayor porcentaje de obesidad infantil en niños menores de 5 años en la región de América Latina con 7,3% de prevalencia.
En la obesidad, hay un cuadro inflamatorio crónico que aumenta según aumenta el exceso de peso. Además, el sistema inmunológico no está bien regulado. Con la enfermedad Covid-19, a la inflamación de base, se suma la inflamación causada por el Coronavirus generando una "tormenta inflamatoria", con blanco en los pulmones que deviene en neumonía.
En personas con sobrepeso u obesidad, hay una elevación del músculo diafragma en el tórax, por aumento de la grasa abdominal, afectando de esta manera la mecánica respiratoria con disminución de la fuerza muscular y alteración en la capacidad respiratoria.
A estos cuadros respiratorios se suman otras comorbilidades, como diabetes tipo II (44%), hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares (23%), enfermedades respiratorias crónicas (7 a 41%), enfermedad Renal, Hiperlipidemias (colesterol-triglicéridos), Hígado graso y algunos tipos de cánceres. Cada una de estas enfermedades es un factor de riesgo que elevan complicaciones y mortalidad.
La obesidad es una enfermedad crónica multicausal, con componente genético, componente ambiental obesogénico que todos construimos, la sociedad, la industria alimenticia y las políticas de salud, causando 3,4 millones de muertes por año en el mundo. Especialistas advierten sobre un enfoque multisectorial en el tratamiento.
En este confinamiento por la Pandemia, las personas con sobrepeso y obesidad fueron muy afectadas por el sedentarismo, disminución de movimientos, aumento del índice de masa corporal y labilidad emocional.
La semana de la no dulzura", se comenzó a celebrar en la última semana de vacaciones de invierno desde 2019 como contrapeso de la famosa "semana de la dulzura" que desde 1989 promueve el consumo de golosinas. Con esto se busca evitar alimentos procesados y disminuir el consumo de azúcares, ya que en Argentina se consume 114 gr de azúcar por día por persona, cuando lo recomendado es 25 a 50 gr.


Resumen del 10-08-20
Fuente: Ministerio de Salud, Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Panamericana de la Salud (OPS), Ministerio de Cultura de la Nación, Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Alianza Mundial para la Acción de la Lactancia Materna, Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), Programa de Salud Perinatal y Niñez de la UNICEF.
TemaSemana Mundial de la Lactancia Materna
Durante la primera semana de agosto se enfatizó sobre la importancia de la lactancia materna a nivel mundial, con la participación de más de 170 países. La leche materna es el alimento exclusivo y esencial para el bebé hasta los 6 meses, y como complemento de otros alimentos hasta los 2 años o más. Hoy, más que nunca en este contexto de pandemia y aislamiento social, el equipo de salud, el entorno familiar y laboral, deben acompañar a la mujer que amamanta y en el cuidado del niño.
En la Argentina el 97% de los bebés inicia la lactancia materna y solo el 45% de los niños cumple el esquema hasta los 2 años.
La lactancia asegura el alimento nutricional más completo con capacidad de otorgar al bebé las defensas, anticuerpos contra agentes infecciosos, sin ocasionar alergias ni intolerancias.
Otros beneficios para el niño: disminuye el riesgo de mal oclusión dental; además, la leche materna, por sus factores bioactivos, mejora las funciones del intelecto, genera un vínculo emocional con la madre y protege frente a la morbilidad y mortalidad de enfermedades infecciosas.
La lactancia materna también favorece la salud de la madre, ayudando en la recuperación de la mujer en etapa puerperal, previniendo el cáncer de mama, ovarios, útero, linfomas, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II, y osteoporosis.
En este contexto de enfermedad Covid-19, se recomienda continuar con la lactancia materna, aun estando la madre cursando la enfermedad. Madre y niño pueden compartir habitación, tener contacto piel con piel e iniciar la lactancia materna en la primera hora de vida, con algunos cuidados como el lavado de manos, higiene de la mama, uso de barbijo, uso de ropa limpia y la desinfección de superficies.
El lema del año 2020 es "Apoyar la lactancia materna para un planeta más saludable", y se centra en el impacto de la alimentación infantil, el medio ambiente y el cambio climático.


Resumen del 04-08-20
Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Panamericana de la Salud (OPS), Instituto de Salud Pública y Medicina Preventiva de la Facultad de Medicina de la UBA, Asociación de Antropología Biológica Argentina, Núcleo de Antropología y Salud de la Universidad de Chile, Facultad de Filosofía y Letras, Sección de Antropología Biológica de UBA, CONICET, Ciencias Sociales en Acción Humanitaria para el Desarrollo de UNICEF.
TemaAntropología, Salud y Enfermedad
Desde siempre el hombre ha padecido epidemias, guerras, catástrofes. Como especie humana sabemos de qué se trata, el homo sapiens sapiens se ha mostrado más frágil que nunca.
En este contexto es difícil mantener la serenidad, hay confusión y desconcierto, el miedo es un mecanismo de defensa que nos mantiene alerta. Durante la vida el ser humano fue limitado por traumas, pero si no evaluamos, analizamos y comprendemos las causas estamos condenados a que se repita.
Luego de una pandemia o una guerra, el hombre, sin saberlo, produce una revolución biológica y cultural mediante saltos a lo desconocido. Con el tiempo, el ser humano ha profundizado en la creatividad humana para superar el trauma, y tiene la capacidad de adaptarse, transformando la desgracia en experiencia, la humanidad se reorganiza.
Durante la gripe asiática en 1957, la mirada ante la epidemia era como una tormenta, debía pasar. Ahora la actitud es distinta, es global, el planeta intenta salvar la salud de todo el mundo.
Junto a la epidemiología, la matemática y la informática que analizan el movimiento del virus, la antropología biológica, médica y social, junto a la psicología y la sociología, acompañan la dinámica, la evolución, la expansión del virus y los comportamientos de la humanidad ante la pandemia.
Distintas corrientes de investigación antropológica estudiaron la pospandemia de la gripe española de 1918-1919, en conjunto con la finalización de la Primera Guerra Mundial, observando cambios como:
-una revolución demográfica, con aumento de nacimientos en una población más reducida pero más sana con mayor capacidad reproductiva.
-reivindicación de lo humano con prioridades en todos los ámbitos, desde el hogar, el trabajo, la diversión, hasta la política mundial.
-el universalismo, la aspiración más noble del ser humano, reconsiderar la manera de estar en el mundo, con una explosión de prosperidad, innovación y euforia en todos los planos sociales, formando parte de la naturaleza humana luego del sufrimiento.
-la sociedad en un todo reaccionó con el silencio, archivó en sus mentes lo padecido en la guerra y la Pandemia, apostando al olvido y destacando el instinto de supervivencia. Incluso, lo padecido fue ocultado en la expresión literaria hasta el año 1968.
La OMS reconoce el valor del comportamiento humano en el manejo de las pandemias, el cual desempeña un papel importante en la disminución y detención de la propagación de la enfermedad hasta un 80%.


Resumen del 16-07-2020
Fuente: Ministerio de Salud, Organización Mundial de la Salud (OMS), Secretaria de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar), Instituto Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, Estudios Epidemiológicos en Salud Mental de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).
TemaCOVID-19: Abuso de fármacos y sustancias psicoactivas
Distintos fármacos forman parte de la dieta diaria de muchos argentinos acostumbrados al consumo de medicamentos, a veces en forma rutinaria sin un diagnóstico o tratamiento médico que lo justifique. Un estudio nacional detectó un aumento del uso de drogas psicoactivas como el alcohol (61%), el tabaco (40%), la marihuana (16%) y psicofármacos (13%). Todas estas son sustancias que producen una alteración en el sistema nervioso central, modificando la conciencia, el estado de ánimo o los procesos de pensamiento.
Se debe tener en cuenta que el mal uso y abuso puede causar efectos perniciosos para la salud: reacciones adversas o tóxicas con daño hepático previo, o en personas con factores de riesgo, como obesidad y diabetes.
La mayoría de los fármacos ya sea antibióticos, antiinflamatorios, analgésicos, requieren una metabolización hepática, por lo cual necesitamos una indicación médica para el uso en dosis y plazos. También debemos saber que cualquier fármaco legal, inclusive los que tienen componentes naturales o vitaminas, pueden no producir daño en una persona y sí en otra.
En este contexto de pandemia, hay parámetros a tener en cuenta: factores como inseguridad laboral, impacto negativo del aislamiento social, entorno familiar, falta de atención psicológica o psiquiátrica, cierre de espacios comunes, falta de actividad física, etc. Todo esto puede generar alteraciones en el ánimo con ansiedad, depresión, sensación de soledad, alteraciones en el sueño, insomnio, estrés, llevando a la automedicación. En otros casos, en pacientes con indicación médica previa, hay una ampliación absolutamente justificada del uso de psicofármacos como ansiolíticos, relajantes o sedantes, siempre bajo supervisión de un profesional.
La ansiedad y la necesidad de relajación fueron los motivos para justificar los cambios en los patrones de consumo. Lo característico es que el consumo de alcohol aumentó en adultos entre 35 a 44 años pasando de un 4,6% a un 18%, y disminuyó en adolescentes entre 18 y 24 años por falta de salidas y eventos sociales.
También se observó la dificultad para acceder a ciertas sustancias de consumo habitual, las cuales fueron reemplazadas por otras como alcohol y psicofármacos. En este contexto de enfermedad Covid-19, todas estas drogas psicoactivas, por ejemplo, la nicotina y la marihuana, empeorarían la función pulmonar. Además, los opioides disminuyen el nivel de oxígeno en sangre, especialmente para el cerebro. A su vez, las metanfetaminas aumentarían los efectos adversos en pacientes con Covid-19, al contraer los vasos sanguíneos.
Para el post encierro se analizan:
- medidas de contención y dispositivos de Salud Mental
- controlar consumo de sustancias y mayor atención psicológica

Canales de asistencia anónima las 24 hs.:
Servicio de asesoramiento: línea 141.
Chat on-line: http://www.sedronar.gov.ar
E-mail: orientac@sedronar.gov.ar


Resumen del 14-07-2020
Fuente: Ministerio de Salud, Asociación Odontológica Argentina (AOA), Sociedad Argentina de Periodontología, Comité de Emergencia Epidemiológica de la Facultad de Odontogía UBA, Confederación Odontológica de la República Argentina (CORA), Colegio Odontológico de la Pcia. de Córdoba.
TemaCovid-19: La importancia de la salud bucal
La higiene bucal es algo muy importante para la salud, dado que la boca es una puerta de entrada para toda clase de gérmenes, incluido el nuevo coronavirus. Esto es especialmente importante hoy, más que nunca, en este contexto de pandemia, donde trascurrirá más tiempo del recomendado hasta la próxima visita al dentista.
El virus en la boca encuentra una alta densidad de receptores y además las gotitas de saliva que generamos en ella son una de las principales vías de contagio.
Los problemas bucales, como la periodontitis, pueden agravar infecciones en otras partes del cuerpo, sobre todo en personas con un sistema inmunitario débil.
Con la circulación del virus, la atención odontológica se encuentra muy limitada a casos de urgencia, emergencia, hemorragias, traumatismos, dolores intensos, infecciones, tratamientos a personas con enfermedades crónicas cardiovasculares, diabetes, etc. Para lo cual se activa un protocolo consensuado (CORA- AOA) de seguridad e higiene para que no haya ningún riesgo de contagio entre paciente y odontólogo, con un consentimiento básico de atención odontológica Covid-19 con previa evaluación del paciente si presenta algún criterio epidemiológico o clínico, medidas de desinfección, esterilización, lavado de manos, barreras de protección (guantes-barbijo quirúrgico-anteojos de protección- ropa de trabajo), uso de colutorios durante 30 segundos previo a cualquier procedimiento odontológico ya que disminuye mucho la carga viral, y el uso de dique de goma (membrana de látex natural que aísla el diente a tratar del resto de la boca), el cual disminuye la carga viral un 70% al mantener un campo odontológico limpio y seco de saliva y sangre en la cavidad bucal. Las prácticas odontológicas que generan aerosolización (partículas pequeñas transportadas por el aire en forma de aerosol) con contenido de saliva y sangre son la principal vía de trasmisión del virus cómo en el tallado de prótesis, cirugía con implantes, retiro de brackets, pulido de la superficie del esmalte dentario, etc. El lapso tiempo entre paciente y paciente debe ser de 1 hora, y en caso de generación de aerosoles en la práctica odontológica, debe ser 3 hs. Los primeros turnos deben otorgarse a pacientes de riesgo y mayores de 60 años.

Este protocolo de atención está en revisión constante y actualización de manera permanente.
En este contexto se sugiere mantenerse hidratado a lo largo del día, ayuda a evitar acumulación de placa bacteriana en la línea de las encías, uso de ciertos antisépticos presentes en enjuagues bucales, cepillado de dientes mínimo 2 veces por día, evitar dulces que al contacto con bacterias produce acidez y da mayor predisposición a formación de caries, limpieza de la lengua (con raspador lingual o cabezal trasero de cepillo de dientes) ya que se acumulan restos de alimentos, bacterias y células muertas y la misma tiene un papel importante en la deglución, el habla y el sentido del gusto. No usar cerdas del cepillo de dientes para limpieza de la lengua. Uso de pasta dental con flúor, evitando pastas de dientes con carbón, cambio de cepillo de dientes cada 3 meses con cerdas flexibles y puntas redondeadas, uso de hilo dental, etc.
En esta pandemia el miedo al contagio disminuyó las visitas al dentista. No subestimar ningún signo o síntoma a nivel bucal. Ante la duda requerir una atención odontológica pediátrica o del adulto.


Resumen del 07-07-20
Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS); Departamento de Microbiología, Parasitología e Inmunología de la Facultad de Medicina (UBA); Sistema Nacional de Vigilancia de Salud.
Tema¿Cómo se desarrolla y evalúa una vacuna?
El principio de toda vacuna es exponer al organismo a un microorganismo con dosis seguras, para que el sistema inmune lo reconozca y desarrolle un mecanismo de defensa ante un posible contagio.
Fue descubierta en 1778, cuando el médico rural e investigador Edgard Jenner observó que las mujeres ordeñadoras de leche que se habían contagiado de viruela bovina (manifestando pequeñas lesiones en manos), quedaban a salvo de enfermar de viruela común humana. En 1796 se realizó la primera vacunación con éxito en la historia.

Tipos de vacunas:
- según su naturaleza microbiológica: bacterianas o virales
- según su composición: atenuadas e inactivadas

-Vacunas atenuadas: utilizan microorganismos vivos que carecen de virulencia. Es una forma debilitada del germen que causa enfermedad.
-Vacunas inactivadas: utilizan microorganismos muertos. Pueden ser enteros, fracciones, antígenos o toxoide del mismo microorganismo.

Una vacuna debe superar tres fases clínicas de investigación para llegar a la población general.

Fase 0 o Pre Clínica: ensayos in vítro y en animales como ratones. Debe demostrar que genera una respuesta inmunológica en animales.

Fase Clínica I: estudia si es segura, descartando efectos adversos, y si genera una respuesta inmunológica. Participan entre 20 y 100 personas saludables voluntarias.

Fase Clínica II: estudia rangos de dosis. El objetivo es determinar las dosis que se usarán en fase III. Estudia seguridad, qué efectos secundarios son más comunes y qué grado de inmunidad logra. Participan entre 200 a 400 personas voluntarias representativas de la población objetivo. En condiciones normales, la duración de esta fase es de 2 años.

Fase Clínica III: estudia la eficacia en la población en riesgo de infección representable a la población a quien iría dirigida, cómo evolucionan las personas que fueron vacunadas respecto a las que no, mide la seguridad en un gran número de individuos, se recolectan datos estadísticos, se estudian efectos secundarios que no aparecieron en fase II. Se realiza en 5.000 personas voluntarias. A veces esta fase llega a 5 años de investigación hasta estar en condiciones de pedir autorización a las autoridades regulatorias para obtener una licencia y poder, de esta forma, distribuir la vacuna y comenzar campañas de vacunación a nivel mundial. Este proceso de licenciamiento y distribución suele tardar hasta un año y medio.

Fase Clínica IV: se sigue realizando un monitoreo de calidad y seguridad a través de la vigilancia de eventos atribuibles a vacunaciones e inmunizaciones activas y pasivas.

En esta pandemia de COVID-19, más de 40 países se han comprometido a ayudar al desarrollo de una vacuna contra el virus SARS-CoV2, en el menor tiempo posible.



Resumen del 04-07-20
Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), Sociedad Argentina de Infectología (SADI), Ministerio de Salud de la Nación, Nationwide Children’s Hospital - College of Medicine (Columbus, EE.UU.), Hospital de Pediatría Prof. Dr. Juan P Garrahan, Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez, Sistema Nacional de Vigilancia de Salud.
Tema: Covid-19 en niños: ¿interferencia, sinergismo o competencia con virus respiratorios?
Con la época invernal aparecen las infecciones respiratorias agudas: gripe, bronquiolitis, adenovirus, etc. En Argentina, mueren por año alrededor de 150 a 200 niños menores de 5 años por infecciones respiratorias, la tercera causa de muerte después de las causas perinatales,  anormalidades congénitas y cromosómicas.
En 2019 se registraron 250 mil casos de infecciones respiratorias en todo el país.  Habitualmente, el número de casos comienza en aumento en la semana epidemiológica número 12, llegando a un pico en la 25 con 10000 casos por semana y, luego, el descenso gradual hasta la semana 39.
¿Este año la aparición del Covid-19 generará interferencia, potenciación o coexistencia con las enfermedades estacionales?
Hay dos grupos etarios pediátricos con mayor incidencia de Covid-19: el lactante menor de 1 año, que se presenta asintomático o puede tener una bronquiolitis agregada, y el preadolescente, comportándose la enfermedad como en el adulto o como un síndrome proinflamatorio.
En la edad intermedia los factores de riesgo como cardiopatía, inmunosupresión, diabetes y obesidad juegan un papel importante.
El nuevo Coronavirus se está imponiendo en un 83% a 85% en la circulación viral comunitaria, detectándose hasta tres veces menos casos de infecciones respiratorias con respecto al 2019.
Esta disminución de la bronquiolitis, además de la interferencia del Covid-19, se debe al aislamiento; es decir, no ir al colegio, a guarderías, cuidar la higiene y practicar el distanciamiento social.
El Sistema Nacional de Vigilancia de Salud informó, a finales de mayo, que las infecciones respiratorias agudas graves que requieren internación disminuyeron un 42%, y hay 75% menos de casos de bronquiolitis en niños. A su vez, el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez confecciona un boletín en el área de epidemiología, informando cero casos de internaciones por bronquiolitis en mayo de este año.
El Ministerio de Salud informó un aumento del 90% de los casos del virus SARS CoV2, un 1% para la bronquiolitis, 3% para la influenza y 5% para el adenovirus.
Esto nos habla del virus pandémico ocupando el nicho ecológico de un ecosistema, y la dificultad de transmisibilidad de otros virus respiratorios. Lo mismo ocurrió en el año 2009, cuando el virus de la Gripe A H1N1 ocupó el nicho del virus de la bronquiolitis y la limitó.


Resumen del 30-06-20
Tema
¿Qué es la Bronquiolitis?
La bronquiolitis es una enfermedad de las vías respiratorias inferiores con inflamación y secreciones en bronquios y bronquiolos, lo que dificulta la respiración por obstrucción en el paso del aire. La bronquiolitis es la causa más frecuente de internación en edad pediátrica.
Es una infección aguda de origen viral siendo el Virus Sincicial Respiratorio o Virus Sincitial Respiratorio (VSR) el agente más frecuente, afectando a personas de toda edad, incluidos los ancianos, y con una mayor incidencia en la primera infancia, niños de entre 2 y 6 meses de vida hasta los 2 años. Se presenta más frecuentemente en varones, bebés prematuros, niños sin lactancia materna, niños con exposición pasiva al humo del tabaco, niños con enfermedad respiratoria o cardíaca crónica e inmunocomprometidos. Es estacional, ocurre entre mayo y septiembre en nuestro país.
Otros virus que pueden causar bronquiolitis: rinovirus (resfriado común), virus de la gripe, adenovirus, coronavirus, neumovirus, virus de la parainfluenza y metapneumovirus humano.
Se transmite a través de las gotitas de flugge al toser, estornudar o a través del contacto con elementos contaminados, como los juguetes.
La bronquilitis es una enfermedad viral leve que comienza como un resfrío común, con fiebre, congestión nasal, moco nasal, tos, otitis, que dura de 2 a 3 días y se resuelve en 7 días. Esto ocurre si los síntomas empeoran:
- Aumento de la tos
- Aumento de la fiebre a más de 38°C
- Respiración sibilante al expirar, rápida y superficial.
- Aumento de la frecuencia cardíaca, la retracción subcostal y en el cuello, al inspirar por la dificultad respiratoria
- Ensanchamiento de las fosas nasales
- Aparición de vómitos luego de la tos silbidos en el pecho
- Aumento de la frecuencia respiratoria
- Irritabilidad
- Falta de apetito
- Dificultad para dormir.

Casos graves
En los cuadros graves, hay fatiga, somnolencia, disminución de la diuresis (orina diaria), con deshidratación, apneas (breves episodios donde dejan de respirar), cianosis, coloración azulada de labios y uñas por falta de oxigenación.
La bronquiolitis grave es rápida, por eso es de internación y tratamiento obligatorio en un hospital. Se resuelve entre los 12 y 21 días.

Tratamiento
El tratamiento es sintomático: medicamentos antitérmicos, despeje de las vías respiratorias del niño, oxígeno húmedo, hidratación, corrección postural en el niño. Solo se deben administrar antibióticos si hay infección bacteriana sobreagregada, por ejemplo, una neumonía bacteriana.
Desde la Sociedad Argentina de Pediatría se recomienda que la pandemia no impida hacer los controles de salud con el pediatra:
NO posponer el calendario de vacunación
- Evitar el contacto con adultos con virus de la gripe
- Evitar lugares con mucha aglomeración de personas
- Alejar al niño de fumadores
- Lavado de manos continuo
- Los niños de hasta 3 años NO deben usar barbijo.