NetWard

La Revista del Colegio Ward

NetWard nació en el 2002, cuando nuestro país atravesaba tiempos muy difíciles. Decíamos entonces que nacía en la convicción de que "nuestra misión como educadores, y como escuela cristiana, es la de apostar fuertemente a la esperanza; es la de crear y viabilizar horizontes de posibilidad; es la de construir puentes y levantar barreras." Leer más...

Sueños, rupturas y transformaciones
Sueños, rupturas y transformaciones
Última Edición

Sueños, rupturas y transformaciones

Editorial

Pensar un eje de trabajo institucional es decidir dónde pondremos la mirada como comunidad durante todo un año.

Por ello fue que, conscientes de las adversidades que nos estaban rodeando a nivel nacional y mundial, decidimos focalizar otros tiempos que -aunque ciertamente muy difíciles- dieron espacio también para la utopía y, por tanto, para la esperanza. Así, nos zambullimos en la riqueza de la década de los 60´, con todas sus búsquedas, conmociones, sueños y rupturas.

También en la vida de esta institución los 60`fueron tiempos de realizaciones y avances significativos: el inicio del trabajo con el Laboratorio de Idiomas, por ejemplo, o la construcción del Aden Center, su Biblioteca y su Capilla. Asimismo, es la época en la que se constituye la Asociación Ward, que rige los destinos de este Colegio, como asociación civil sin fines de lucro.

Encontrar otros tiempos en los que los quiebres abrieron paso a expectativas, generaron horizontes de posibilidad, se ganaron libertades y se expandieron los límites del asombro, resultó muy nutricio para nuestro cuerpo docente y directivo. Ello quedó reflejado en un profundo trabajo hecho a lo largo de todo el año, parte del cual fue exhibido en una ExpoWard que nadie de los presentes olvidará: fue una verdadera explosión de creatividad y entusiasmo. Los frutos del trabajo superaron ampliamente lo esperado.

En esta edición de NetWard tratamos de testimoniar una pequeña parte de lo realizado, para compartirlo y para conmover a otros, a otras, a pensar, a tomar conciencia de los logros de ese tiempo en todas las áreas, a sorprenderse descubriendo cuánto de lo que hoy disfrutamos y aún de lo que nos preocupa, se gesta en dicha década. También para darnos cuenta de que aún, hay mucho, mucho por hacer…